Saltar al contenido

Ejercicios para gluteos de hombres

marzo 8, 2021

Con una simple y efectiva rutina de dos ejercicios puedes lograr lo que tanto deseas: unos glúteos bien firmes. Para eso, nada mejor que los ejercicios de levantamiento de glúteos que te ayudan a tonificar el área y a conseguir más turgencia. Y más ahora que los ejercicios para gluteos de hombres se han vuelto tan populares, es decir, ya no solo las mujeres debemos cuidar de ello.

Para obtener resultados más efectivos y rápidos, puedes optar por incorporar peso a los ejercicios. Pero, si no realizas actividad física con frecuencia, se recomienda que la inclusión del factor peso se realice de manera progresiva. Por ejemplo, luego de dos semanas en las cuales los realizas sin peso, incorpora mancuernas de no más de medio kilo. Agrega luego de dos semanas más, otro medio kilo, para llegar a un kilo completo.

Rutina de ejercicios para los glúteos en hombres

El primero de los ejercicios requiere que te ubiques de pie, si lo haces frente a un espejo o vidrio donde puedas ver tu figura, mucho mejor. Las piernas deben estar separadas por un espacio aproximado de quince centímetros. El movimiento consiste en llevar tus glúteos hacia atrás, bajando tu torso, pero manteniendo recta la espalda. Entre tu cola y tu cabeza, debe formarse una línea recta y oblicua, mientras que tu parte superior de las piernas tiene que formar un ángulo recto con tu parte inferior (pantorrillas).

Además, tus rodillas no deben sobrepasar la línea que marcan la punta de los pies. Si lo haces, el ejercicio pierde fuerza y tu cuerpo utiliza menos resistencia. Si quieres, cuando estés con los glúteos hacia atrás, puedes levantar tus brazos, prosiguiendo la línea recta y oblicua hacia arriba de tu cabeza. Vuelve a pararte erguido, y continúa con las repeticiones hasta completar dos series de veinte movimientos.

El segundo de estos ejercicios para los glúteos de hombres, también se realiza de pie, con las piernas en la misma posición. Consiste en estirar una de tus piernas hacia atrás, flexionando y apoyando la rodilla en el suelo. La dinámica es intercalar la flexión de una pierna y de otra en una misma serie. La duración de este ejercicio es de dos series de veinte repeticiones.